lunes, 8 de febrero de 2016

Volver

8 de febrero de 2016.

Todo es triste al volver, dijo Cernuda. Podría ser. Ya no soy el mismo. Nada acaba de llegar, y se va yendo. Por eso volver. Porque las cosas cansan, y hace falta una cabaña en el bosque. Porque necesito otro santuario. Porque la selva es una contemplación más agradable que las tapias grises. Porque el cielo sigue pareciendo ese mar extrano. Porque mis demonios cuando escriben, no zahieren. Porque me gusta y lo echo de menos.

Empecé un 15 de octubre de 2009, diciendo que empezaba "como si todo estuviera perdido". En cierto modo, siempre lo ha estado. Fiel a mi manera de no evitar describir algo de manera sencilla si puedo complicarla, me impuse un ritmo que finalmente hube de abandonar. No pretendo volver a eso. No quisiera alimentar mi ego por buscar lecturas, comentarios, adhesiones. Quiero escribir mejor a través de la goma de borrar y la red me ofrece el infinito océano donde arrojar ajadas botellas raspadas de arena. No espero más que algunos lectores, y espero no hacer perder el valioso tiempo que me concedan. Tras dos años de paréntesis, me apetece retomar los viejos mapas y seguir buscando las ciudades prohibidas que la selva, tiempo atrás, engulló. Re-empiezo tal cual empecé:

Ésta es tu casa.
Puedes poner aquí tus cosas.
Coloca los muebles a tu gusto.
Pide lo que necesites.
Ahí está la llave. 
Quédate aquí.
B. Brecht

Hasta pronto.


11 comentarios:

  1. Re-bienvenido!! aquí estaremos para leer cuando gustes.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, aquí estaremos para compartir y aprender :)

      Eliminar
    2. Estaré aquí y allá, leyendoos también :)

      Eliminar
  2. Bienvenido. Estaremos encantados de leer lo que quieras compartir.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo de volver a seguiros y seguir sabiendo de vosotros. Gracias.

      Eliminar
  3. Que bello, ¡tan bello! texto. Volviendo a casa. Cómo me alegro. También sigo un anhelo parecido, la búsqueda de las ciudades prohibidas y tantas veces invisibles.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, Igor. Hay algo más allá de las portadas y las fachadas, ambos lo sabemos :)

      Eliminar
  4. Es un placer volver a saber de ti.
    Un abrazo gigante

    ResponderEliminar