miércoles, 16 de agosto de 2017

Los hijos de Hurin. Contiene spoilers.






Yo soy el Rey Mayor: Melkor, el primero y más poderoso de los Valar, que fue antes que el mundo, y que hizo el mundo.
La sombra de mi propósito se extiende sobre Arda, y todo lo que hay en ella cede lenta e inflexiblemente a mi voluntad. Pero sobre todos los que tú ames mi pensamiento pesará como una nube fatídica, y los envolverá en oscuridad y desesperanza.
Dondequiera que vayan, se levantará el mal. Toda vez que hablen, sus palabras tendrán designios torcidos. Todo lo que hagan se volverá contra ellos. Morirán sin esperanza, maldiciendo a la vez la vida y la muerte.
Pero Húrin respondió:
—¿Olvidas con quién hablas? Las mismas cosas dijiste hace mucho a nuestros padres; pero escapamos de tu sombra.—Esto último te diré entonces, esclavo Morgoth —dijo Húrin—,no perseguirás a los que te rechazan más allá delos Círculos del Mundo.
—Más allá de los Círculos del Mundo no los perseguiré —dijo Morgoth— porque nada hay allí. Pero dentro de ellos no se me escaparán en tanto no entren en la Nada.
—Mientes —dijo Húrin.
—Ya lo verás, y confesarás que no miento —dijo Morgoth. Y llevando a Húrin de nuevo a Angband, lo sentó en una silla de piedra sobre un sitio elevado de Thangorodrim, desde donde podía ver a lo lejos la tierra de Hithlum al oeste y las tierras de Beleriand al sur. Allí quedó sujeto por el poder de Morgoth; y Morgoth, de pie al lado de él, lo maldijo otra vez y le impuso su poder de manera que Húrin no podía ni moverse ni morir, en tanto Morgoth no lo liberara.
—Ahora quédate ahí sentado —dijo Morgoth—, y contempla las tierras donde aquellos que me has entregado conocerán el mal y la desesperación. Porque has osado burlarte de mí y has cuestionado el poder de Melkor, Amo de los destinos de Arda. Por tanto, con mis ojos verás y con mis oídos oirás, y nada te será ocultado.

Adoro este relato oscuro de Tolkien, acabado por su hijo Christopher. La descripción del mal, el de las trincheras que vivió, los nidos de ametralladoras son aquí una cosmogonía del dolor perpetuo. Los personajes intentan elevarse, como en su mitología nórdica del anillo. Pero el destino, el tiempo, el mal pesan como en la griega y caen cansados antes de caer hacia los bordes de la sombra. Y la prosa es vibrante y desesperada como un vendaval que azotase el risco.

Entonces escapó como el viento, y ellos se quedaron asombrados, preguntándose qué locura le habría dado; y lo siguieron. Pero Túrin corrió dejándolos muy atrás; y llegó a Cabed—en—Aras, y oyó el rugido de las aguas, y vio que todas las hojas caían marchitas de los árboles como si hubiera llegado el invierno. Desenvainó allí la espada, lo único que le quedaba de todas sus posesiones, y dijo: —¡Salve, Gurthang! No otro señor ni lealtad conoces, sino la mano que te esgrime. No retrocedes ante la sangre de nadie. Por tanto ¿no quieres la de Túrin Turambar? ¿No me matarás de prisa?

Y en la hoja resonó una voz fría que le respondió: —Sí, de buen grado beberé tu sangre, para olvidar así la sangre de Beleg, mi amo, y la sangre de Brandir, muerto injustamente. Deprisa te daré muerte.

Y en la historia de Hurin, su hermosa Marwen y sus desdichados hijos se agita el problema del mal, las sombras tras que corremos y el dolor que nos agrieta y despoja. Hace falta una resistencia espiritual tenaz para saber que somos poco más que esas brumas que se deshacen y que por eso mismo, hay que avanzar aunque tengamos la desdicha de que nada se nos sea ocultado.

Cuando se hizo la oscuridad, Húrin resbaló de la roca y cayó en un pesado sueño de dolor. Pero en el sueño oyó la voz de Morwen que se lamentaba y que lo llamaba una y otra vez; y le pareció que la voz venía de Brethil. Por tanto, cuando despertó, junto con la venida del día, se puso de pie y regresó al Brithiach; y avanzando a lo largo de Brethil llegó en la noche a los Cruces del Teiglin. Los centinelas nocturnos lo vieron, pero se sintieron atemorizados, pues creían ver a un fantasma salido de un viejo túmulo de guerra, y que ahora andaba en la oscuridad; y por eso Húrin no fue detenido, y al fin llegó al sitio en que Glaurung había sido quemado, y vio la piedra alta, erguida a orillas de Cabed Naeramarth. Pero Húrin no miró la piedra, pues sabía lo que allí estaba escrito; y además había descubierto que no se encontraba solo. Sentada a la sombra de la piedra había una mujer, inclinada y de rodillas; y mientras Húrin la miraba en silencio, ella echó atrás la destrozada capucha y levantó la cara; tenía el pelo cano y era vieja; pero de pronto las miradas de los dos se encontraron, y él la reconoció porque aunque había espanto y frenesí en los ojos de ella, aún conservaban la luz que mucho tiempo atrás le había ganado el nombre de Eledhwen, la más orgullosa y bella entre las mujeres mortales de antaño.

—Has venido por fin —dijo ella— He esperado demasiado.

El camino era oscuro. Vine en cuanto me fue posible —respondió él.

—Pero has llegado demasiado tarde —le dijo Morwen—. Se han perdido.

—Lo sé —dijo él— Pero tú no.

Pero Morwen dijo: —Casi. Estoy agotada. Me iré con el sol. Queda poco tiempo ahora: si lo sabes ¡dímeló! ¿Cómo llegó ella a encontrarlo?

Pero Húrin no respondió, y se sentaron junto a la piedra y no volvieron a hablar; y cuando el sol se puso, Morwen suspiró y le tomó la mano, y se quedó quieta; y Húrin supo que había muerto. La miró en el crepúsculo, y le pareció que las líneas trazadas por el dolor y las crueles penurias se habían borrado en el rostro de Eledhwen. —Nunca fue vencida —dijo; y le cerró los ojos y permaneció sentado e inmóvil junto a ella mientras la noche continuaba avanzando.

Lucha contra el mal. Confía en ti. Sé valiente.

 

jueves, 20 de julio de 2017

Parábola del espejo roto.

Refiere un tomo apócrifo de Basilio de Cesárea que cuando el asceta Juan, más tarde Juan de Capadocia, aposentó sus plantas en la tierra donde moraban los aspirantes a santos, vió y oyó prodigios innúmeros: los estilitas que habían figurado un lenguaje sin símbolos y con sus ojos cerrados pretendían comunicarse entre ellos; los áureos, que se decían descendientes de Marta de Betania y buscaban la paz por el derrumbe físico; los seguidores de Plotino que abrazaron la gnosis y buscaban en las letras sagradas el nombre escondido de Dios.

Juan pasaba las tardes en oración y ayunaba los viernes, al parecerle que el día del Señor debería preceder al propio de la raza que no lo quiso conocer y, aunque parece una interpolación posterior del texto de Basilio o de sus seguidores, se dice que consagró en uno de sus sueños en los que caminaba por el desierto la iglesia dedicada a la sabiduría. De esta forma vengaba así su enemistad con el sumo Pontífice Higinio, que había denegado la doctrina de Juan de las aversiones de Cristo: Higinio había decretado que el Ungido, como encarnación de la bondad suprema, nunca repudió nada que la naturaleza ofreciese.

Largas eran las tardes bajo el sol del Este. Cuenta el docto Basilio, o sus seguidores en su nombre que un día Juan de Capadocia llegó hasta una tienda en la que los mercaderes de paso habían decidido pasar la noche. Como la luz declinaba y eran de fe irania, según la cual el bien y el mal nunca podrán vencerse el uno al otro y fuimos creados para ser espectadores de esa batalla, se divirtieron con sus extrañas inquisiciones, dogmas, apologías.En recompensa, le dieron un espejo cromado como los que hacen los libios. Juan, furioso por el símbolo que negaba la unidad de lo creado, lo rompió allí para asentar su doctrina. El espejo no existe nada más que cuando está roto y solo porque hay fragmentos que sabemos perdidos. Los mercaderes, admirados de su elocuencia le ofrecieron otros dones. Mas Juan declinó y volvió a su pequeña cavidad en la montaña blanca.

Hace tiempo que leí esta historia, revisada tantas veces. No hay mucho más que exprimir de ella, coincidiendo en mi dictamen con el que hizo ya Hofenhöller hace dos siglos, matizado por Jacques Montier. La vida es un misterio: siendo una, emana reflejos periódicos y calla a veces, pero es incomparablemente más grande que aquello que nos pasa.



martes, 18 de abril de 2017

NBA Playoffs 2017. Análisis y cháchara (parte 2, Conferencia Oeste)

Seguimos hoy con la segunda parte del análisis de los Playoffs NBA, usando estadística avanzada, computación cuántica y metafísica posmoderna. Vamos allá.

Conferencia Oeste

Golden State Warriors-Portland Trail Blazers

Yo solía jugar a un juego llamado Civilization. En el modo fácil la mayor parte de las veces, de modo que podía acumular recursos y avances vertiginosos mientras las civilizaciones contiguas languidecían. Cuando me aburría lanzaba cañones, cazas y alguna bomba atómica contra los hititas y los exterminaba tan a gusto. Luego, con la satisfacción del deber cumplido, me iba a dar un paseo silbando. Cuento todo esto porque al mejor equipo de la NBA se le añadió el verano pasado el arsenal atómico que la faltaba. En principio, aunque se vean razones que pueden hacerlos sufrir (falta de juego interior sólido), no parece que la inobservancia del principio prusiano para la guerra de cañones y mantequilla les vaya a pasar mucha factura de momento. Se enfrentan a un buen equipo, cuya temporada ha sido algo decepcionante tras la gran temporada anterior, y que tiene buenos anotadores exteriores pero le falta estabilidad y apoyo de la mayor parte del equipo para sostener una batalla al gran favorito a todo.

El Discurso del Método. El método es que te van a freír a triples.


San Antonio Spurs-Memphis Grizzlies

Ha pasado algo raro con el baloncesto. Yo identificaba a los Spurs con Bruce Bowen, Horry dándole una hostia a Nash y la NBA beneficiando la infracción, Popovich queriendo sr nasty con los rivales...y mientras Maquiavelo revisited escribía nuevos capítulos cada serie, Tim Duncan metía canastas como otros respiran, sin darle importancia. Temporadas después, cuando uno de los indeseados legados de Jordan ha sido la elevación de la estrella por encima del equipo y a veces del resultado, San Antonio ejemplifica el juego colectivo, la defensa y la circulación del balón, tratando de volver a sus inicios, este es un juego de pase. Lo ejemplifica bien su nueva estrella, Kawhi Leonard (Kawwwhiiiii). Al igual que Russ..otros, consiguen números que potencian la impresión de su influencia real en el partido, Leonard hace todo bien sin preocuparse de proezas numéricas más allá que la que el marcador impone.

Los Grizzlies enfrente han tenido mala suerte. Les hace falta, como siempre, un anotador exterior, y el fichaje de Parsons parecía una buena idea en su momento. Ay, en teoría funciona hasta el comunismo. En teoría. Las lesiones y la falta de variedad en ataque ha condenado a un equipo que en circunstancias normales debería haber estado bastante más arriba. Un equipo muy serio que tiene la desgracia de enfrentarse a otro tan serio, y mejor.

No es país para viejos, Cormac McCarthy. 


Houston Rockets-Oklahoma City Thunder

Houston tenía un problema. Era una franquicia que juntaba buenos jugadores que parecían haberse saltado la parte de que hay una parte del baloncesto que se llama defensa. Con un mínimo esfuerzo, que Ariza se ha centrado y Ben Gordon ha llegado para quedarse, el resto cumpliendo su rol de forma seria y la barba manejando los partidos (y yendo a la línea de personal 34342334 veces) como sabe, un equipo prometedor en el que pocos confiábamos se ha hecho mayor. O adolescente, aún muchos desconfían de lo que puedan lograr en playoffs. Su defensa será más exigida y su juego contenerse, pero no los veo peligrando en primera ronda.

Porque Oklahoma se ha convertido en un escaparate de un jugador genial pero que ha ido a la suya. Nadie niega la proeza de conseguir un triple doble medio en una temporada. Nadie puede negar tampoco que no ha traducido esos números supuestamente de otro mundo en una buena temporada de su equipo. Y es verdad que no es un superequipo, pero mimbres tiene para haberlos involucrado más. Ya sé que no darle el MVP a un jugador con sus números es una barbaridad. Yo no lo haría. En mi visión del deporte, el mejor es quien es capaz de hacer mejores a los que juegan con él. Y posiblemente sus compañeros no puedan. Pero él tampoco lo intenta mucho.

Dos hombres y un destino, versión Newman&Redford, o bien Bustamante y el otro que no me acuerdo.


Los Angeles Clippers-Utah Jazz

No se sabe nunca muy bien que les puede faltar a los Clippers para llegar a ser un aspirante. El papel de underdog no les viene bien porque sus jugadores son tan buenos que uno sabe que debe estar prevenido contra ellos. Cuando son favoritos, decepcionan. Viven en un bucle del espacio tiempo en el que lo único diferente que les pasó en los últimos tiempos fue organizar una operación especial para impedir que el mago de los fundamentos, el pívot con más recursos del mundo, el nuevo Olajuwon De André Jordan, se fuera a tirar mandarinas dese el tiro libre y a brincar mucho para salir en el poster. Pues nada, que les aproveche. Juegan contra Utah, otro de esos equipos que ni sonríen y centrados en exprimir sus recursos, una plantilla amplia y de roles definidos, con Gordon Hayward al que da gusto ver jugar y Gobert que defiende mejor que De Jordan y hace lo demás mejor también, salvo sacar músculo y poner caras. Su entrenador es bueno, mucho, y además parece salido de El lobo de Wall Street. Creo que será muy igualada y dependerá del fondo de armario de los Clippers

Blade Runner. Aparte de la excusa de citar esta peli, que me encanta, Los Clippers a veces parecen un equipo del futuro en el que el futuro parece pasado.


Esto ha sido todo, amigos. A disfrutar. Salud y baloncesto.






lunes, 17 de abril de 2017

NBA Playoffs 2017. Análisis y cháchara (parte 1, Conferencia Este)

Hace ya muchos años que hacía análisis breves, sesgados, con pretensión de divertir sobre las franquicias que se disponían a empezar un nuevo curso baloncestístico (Andrés Montes, siempre en nuestro corazón).

http://exploradoracantilado.blogspot.ie/2009/10/analisis-nba-bienvenidos-al-curso.html

http://exploradoracantilado.blogspot.ie/2010/10/analisis-nba-1-conferencia-este-how.html

http://exploradoracantilado.blogspot.ie/2010/10/analisis-nba-2-conferencia-oeste-there.html

(Como ha pasado el tiempo).

Empezemos.

Conferencia Este

Boston Celtics-Chicago Bulls

El orgullo verde ha encontrado una joya en el banquillo (Brad Stevens, en mi opinió el mejor entrenador del curso) y a una centella en Isaiah Thomas, un jugador de 1'78 que es un diablo ( y que ha sid afectado hace dos días por una noticia sobrecogedora, el fallecimiento de su hermana en un accidente de tráfico).Sólidos, centrados, fiables. Al otro lado un grupo de jugadores en los que Rondo da lecciones de como debe ser un equipo. Joder, es como si Bárcenas enviase cartas recordando las virtudes de la frugalidad y la honradez en el cumplimiento de las normas. Será una serie tan larga en proporción a la dificultad que tenga Thomas para abstraerse de la terrible noticia que lo ha sacudido. Y no creo que uno pueda olvidarse de algo así. A pesar de todo, apuesto por los verdes.

The Winter is long, The Saw doctors. Una serie repentinamente fría y en un contexto que hace difícil charlar sobre deporte.


Cleveland Cavaliers-Indiana Pacers

King James tiene un problema. Vive una vida fácil. Desde que encontró la formula de crear un equipo que sería fuerte en el Oeste para ponerlo a competir en el Este, sabe que tiene ventaja. Y si no la tiene, la crea. Estas ventajas permiten llegar al final de la temporada relativamente inmunes mientras el finalista del Oeste ha sufrido más ataques que Rasputín para ser asesinado (nota: fue envenenado con cianuro, disparado, golpeado y ahogado). Pero quizá hayan subestimado esta vez el potencial medio de una Conferencia que parece progresar. De primera prueba, el estado que enloquece con el baloncesto, Indiana, Larry Bird, Hoosiers y el jugador más parecido a LeBron de la liga, Paul George. Lamentablemente, no tiene el gran elenco que le acompañaba hace 3 años, que saltó por los aires sin que nadie sepa muy bien por qué (aunque hay varias teorías de lo más variopintas al respecto). No parece que Indiana tenga mucho más que George y sudor que oponer a un nido de ametralladoras estratégicamente situadas y dirigidas por el jugador-entrenador más ilustre de la Liga.

Patton. Cada vez más, LeBron parece un egomaníaco que suele alcanzar por su fe en si mismo todo lo que se propone. Esperemos no verlo con un sombrero de tres picos y con la mano dentro de la pechera...

Toronto Raptors-Milwaukee Bucks

Los raptors son un equipazo con otras inquietudes. ¿Que es la vida? ¿Dónde se refugia el ser de las cosas? ¿Por qué hace tanto frío? ¿Qué hace falta para pasar de parecer un equipazo capaz de ganar a cualquiera a otro equipo que parecería con dificultades para mantenerse en Liga LEB?  La mayoría de las cuestiones exceden las facultades de este cronista, con excepción de la última. Para transformarse de dotados baloncestistas en un grupo de semireumáticos solo hace falta que la temporada pase de regular a Playoffs. Enfrente, Giannis, rodeado de jugadores competentes pero que no serían capaces de llevar a su equipo ni al supermercado de la esquina (salvo el lesionado Jabari Parker). Mención especial para Dellavedova que en Cleveland se especializó en buscar maneras creativas de lesionar bases contrarios y Beasley, que se hizo una foto después del entreno mostrando su trabajo duro y se le olvidó retirar una bolsa con marihuana detrás. Leyendas. Todo lo lleva Giannis, que es un jugador, al que, simplemente, hay que ver. En condiciones normales un buen equipo siempre gana a un jugadore, por bueno que sea. En este caso, habrá que ver si Toronto ha salido de la escuela existencialista de metafísica aplicada.



El pensador, Rodin. El pensador no mete canastas. Es de bronce.


Washington Wizards-Atlanta Hawks

Me encanta John Wall. En la era de mejores bases de la Liga en toda su historia, me parce un top-5 seguro. Dicen que en el vestuario la relación con el magnífico escolta Bradley Beal, es complicada. Desde luego, en la segunda parte de la temporada no lo ha parecido. Quizá haya tenido algo que vez nuestro ídolo el mago de las relaciones Gortat; el pívot polaco guarda siempre un regalo en la caja fuerte en caso de que su pareja le reproche haberse olvidado de una fecha importante. Prevención de riesgos y psicología. Sobre esos tres jugadores y esos pilares de profunda comprensión de la naturaleza humana, los Wizards pueden hacer incluso que un entrenador que no pudo sacar un anillo de un equipo con Durant, Westbrook y Harden en el mismo equipo parezca bueno. Enfrente, un equipo completo en el que Howard parece haber comprendido que la fuerza sin tres fundamentos y un mínimo conocimiento del juego no te lleva a ningún sitio y un bloque al que le faltará un poco de contundencia para frenar la agresividad de Wall y Beal

Ya sé que es una chorrada, pero...Pink Floyd, The Wall

xD esto es todo por esta mañana, luego intentaremos comentar brevemente los búfalos que se cruzarán en el Oeste. Hasta luego.


jueves, 6 de abril de 2017

Aquellos maravillosos hooligans

Érase que se era una competición deportiva plena de pasión y pulmón.Las multitudes acudían al estadio para disfrutar, emocionarse, odiar al rival y mostrar orgullosamente los colores.

La excitación estaba en el aire.Año 532 de nuestra era. Las carreras.


De un lado, los verdes, de otro los azules. Uno no sabe si existiría libertad de elección en ello o si, como ha pasado en otros lugares hasta ayer, la religión imponía la torcida. Pues los azules profesaban la ortodoxia cristiana y los verdes la herejía monofisita. Quizá hubiera Ronaldos e Iniestas, Messis y Modrics cuyo talento todos reconocieran por encima de los colores con los que los carros se pintaban. O quizá no. Procopio de Cesarea escribe, La población de las ciudades se había dividido desde hace tiempo en dos grupos, los Verdes y los Azules... sus miembros (de cada facción) luchaban contra sus adversarios... no respetando ni matrimonio ni parentesco, ni lazos de amistad, incluso aunque los que apoyaban a diferentes colores pudieran ser hermanos o tuvieran algún otro parentesco. Era como si a Roncero le sale el hijo fan de Neymar.


La situación política era convulsa, sin que tuviese que venir ningún Piqué a denunciar manejos de hilos turbios. La derrota y el tributo impuesto por los persas había aumentado la presión fiscal sobre Constantinopla. El prendimiento, intento de ejecución, huída y persecución a hinchas de ambas facciones había caldeado el odio contra el emperador Justiniano* Así que cuando las aficiones pasaron de los cánticos en contra de la otra a entonar cada vez más claro y alto "Niká, Niká, Niká" ("Victoria, victoria, victoria")...el emperador supo que allí empezaban sus problemas. Gritaban victoria y querían ver arder el mundo, contagiados de la pasión febril que en el estadio se acepta y en la calle se censura. Ardieron Hagia Sofia y el Palacio Imperial. Se atacó a los emisarios del emperador. Se hizo traer el ejército de mercenarios. Pero todo parecía perdido. Solo Teodora (la antigua cortesana que conquistó a un emperador) fue capaz de recordale que el trono puede ser un sepulcro honorable. Las fuerzas antidisturbios fueron controlando la situación, poco a poco. El mundo no parecía tan cerca de su fin sobre el Bósforo una semana después. Como tantas otras veces, después de la tormenta hooligan llegó la calma. Con una leve diferencia, en este caso: 30,000 cadáveres, quizá más, yacían en los alrededores del hipódromo.







*Estudié mucho a Justiniano durante una época. Santa Sofia, que se reconstruyó después de esto en la barbaridad de solo 5 años. El mosaico de Justiniano y el de Teodora. El Codex iustinianus y el Corpus Iuris Civilis. Era para mí alguien con tanta relevancia que parecía mentira. Luego, la vida enseña a moderarse: No sabía que una prostituta lo enloqueció de amor, que se cagaba de miedo y quiso huir del peso de la púrpura, que sintió celos de Belisario o que su historiador particular, que en público lo ensalzaba, escribía al mismo tiempo una obra cargada de desprecio contra él. Su titulo significa "No publicable" y en el griego del Imperio, ha quedado recogida para siempre como "Anécdota".