sábado, 25 de agosto de 2012

Salir de casa, volver al hogar

Desde mi ventana veo la luna, difuminada por un velo de nubes. Ulula el viento, y el aliento de la temporalidad resulta más amable entre sombras claras. En definitiva, que estoy rayado. Leo, por enésima vez un fragmento de mi admiradísimo JoséLuis Pardo...

Por mi parte, recuerdo perfectamente que, como millones de infantes del  mundo entero (por cuyo llanto inconsolable me creí yo aquel día también acompañado), me sentí como un «niño abandonado» cuando me obligaron por primera vez a salir de casa para ir a la escuela: una sensación que, en lo esencial, habría que calificar de acertada, porque esa partida no es más que el prólogo de todas las salidas en busca de la hazaña, en busca del hegeliano reconocimiento, en busca del propio nombre y de la propia identidad, es decir, en busca de la culpa y de la infelicidad. Ya sé lo que los psicoanalistas dirán de esto: complejo de Edipo mal resuelto, rechazo de la castración, apego patológico a las faldas maternas y denegación del padre, instinto de muerte, nostalgia de la vida intrauterina resimbolizada por el «hogar»; ¿Qué pasaría si los niños no abandonasen nunca su hogar para ir a la escuela, al trabajo, etc.? En efecto, nadie haría nunca nada. No habría historia. ¿Qué sería de la humanidad? No habrían existido Alejandro Magno, ni Julio César, ni el Papa Borgia, ni Napoleón, ni Hitler, ni Stalin, ni Franco, ni Pol Pot, ni George W. Bush, ni Mohamed Atah..., con la cantidad de valor añadido que esta gente ha producido y los placeres que han proporcionado a cientos de miles de personas en el mundo. Lo que nos habríamos perdido. Hay historia porque los hombres salen de casa, fundamentalmente para ir a la guerra, aunque luego a eso se le llame también ir a la escuela, ir al trabajo, etc. El niño que consiguiese no abandonar su hogar —cosa que yo, lamentablemente, no conseguí— no haría historia alguna, pero sería feliz. Su felicidad le parecería a todo el mundo —y los freudianos no serían más que una vocecilla en ese inmenso coro— injusta, irresponsable, inmadura, insolente, etc. Pero como ninguna de las voces de ese inmenso coro está en condiciones de aportar siquiera la menor prueba a favor de que el niño tenga que salir de casa para hacer historia o aún el menor argumento que ligeramente pueda sugerir que es preferible hacer historia que no hacerla, todas esas voces pueden irse al cuerno y dejar al niño en paz.

Me siento inmaduro, una vez más. Me siento mal, me siento orgulloso, me siento confuso, dejo de sentir, intento pensar. En un mundo que apenas tiene tiempo de ser consciente de la dramática falta de tiempo, en la ambición que se confunde con la codicia, en la competencia que se confunde con la rapiña. En la perversión de las palabras, que es de las ideas. En nuestro señor Don Quijote, que salió a ser alguien, pero para abolir la historia e instaurar un reino fraterno en mitad de un reino podrido, y que volvió a casa como un niño que ha jugado. Una frase "yo sé quien soy". Qué sabio, que distinto de los idiotas que claman "Usted no sabe quién soy". Supongo que muchos de ellos nos han devuelto a la intemperie de la historia en marcha, sin refugios ni luz de estrellas. Siento algo de frío. Nietzsche decía que la muerte del sol había desencadenado la tierra de su sol y...pero qué digo, divago, me entrometo, se me va la perola.  Grito sin emitir sonidos. La luna acoge mis desvaríos y guiña, las nubes se mueven. Me tumbaría en un parque y sería un inspector-colocador de nubes, les pondría nombre atendiendo a sus formas y las aparcaría. También es verdad que quizá lo único peor que envejecer es ser siempre un niño, como dijo alguien. Y otra vez la confusión. Y otra vez descontextualizadas frases ajenas. "Educar es templar el alma para las dificultades de la vida", dijo Pitágoras, por lo visto. sumergido entre triángulos rectángulos de colores. Pero la vida desgasta igual. No se trata de vivir en la inopia. Es acerca de tener un refugio contra la tormenta voraz, una lumbre en la que sentarse con quienes quieres, leer ese libro, ver esa peli, reunirte con amigos que hace tiempo que no veías, volver a sentir el tacto de una mano amada en la tuya. Una vida más humana. Una vuelta a casa. Sin honor ni gloria. Con pura y simple felicidad. Pero, ay, ahora...ahora tengo que salir.

Los padres de la chica saben cómo terminan estas salidas de casa, cuando el hijo retorna al hogar envuelto en un féretro militar o laboral o hecho pedazos y sin carácter, y por eso temen por ella, como han temido todos los padres a lo largo de los siglos. Sólo que, por esta vez –y únicamente debido a la suspensión temporal de la Historia que supone el estado social de derecho–, la chica no se va de casa para hacer Historia ni en busca de la hazaña, sino precisamente aprovechando que la Historia ha decretado una tregua, sabedora de que, como decía Hegel con pleno conocimiento de causa, la felicidad solamente es posible cuando el libro de la Historia Universal deja una página en blanco. Pero los padres también sufrían porque sabían que la Historia no puede interrumpirse eternamente y que las treguas son miserablemente cortas
José Luis Pardo, Mother & Child Reunion

Estas lecturas nocturnas hacen bien. Cargan las pilas. Mañana seguiré pensando igual, pero tendré más fe en que puedo elegir un buen camino. No era necesario ponerlo en un blog, pero así aprovecho ;P


¿Por qué este video? Porque morirse debe ser dejar de caminar, y porque esta canción, como Verne, como Parque Jurásico y Batman, como Maus, como Dylan, como Camus, como Sabina, como Dumas ,como tantos, mis amigos, mi familia...me apartan a veces del camino arduo y rodante de la Historia y me devuelven  a una habitación cálida, desde donde ver la luna y el camino de las estrellas. "La pálida noche que fluye en mi corazón/rompe las férreas rejas de tu prisión..."

Descansad bien. Y ved este vídeo por la noche, en una noche clara y cálida. Si no lo hacéis...os maravillará igual...pero hacedlo como os digo, solo por una vez. Y que seáis felices :)


La luna me enseñó el camino a casa. Y la música hizo un refugio de cristal. La selva se serenó. Y el acantilado era otro tipo de camino.


36 comentarios:

  1. "Yo sé quién soy —respondió don Quijote—, y sé que puedo ser, no solo los que he dicho, sino todos los Doce Pares de Francia, y aun todos los nueve de la Fama, pues a todas las hazañas que ellos todos juntos y cada uno por sí hicieron se aventajarán las mías".

    No es poco saber quiénes somos, o intentarlo, o internarnos en esta cálida noche de luna creciente de agosto, plácida, blanca y maternal, como un vientre del que hay que salir, queramos o no. Con Freud o sin él, lacanianos o "a pelo". Crecer y caminar solos para llegar al final del camino.
    Me ha encantado.
    Yo también me siento inmadura, y a veces orgullosa, y a veces no sé cómo me siento, pero siento que sentir vale la pena.
    Gracias por recordármelo. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Me encanta que te haya gustado...y no sé que responderte. Así que te mando un abrazo :)

      Eliminar
  2. Elegir un buen camino....nos hace personas más ADMIRABLES
    POnerlo en un blog....puede no hacer falta, pero es muy SINCERO.
    GRacias por los videos.....hoy sabado por la mañana...el día ha empezado un poco mejor.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra...realmente lo mejor de la entrada son las palabras del maestro Pardo y la música. Que siga bien el día :)

      Eliminar
  3. Sin honor ni gloria, pero volver. Esa es la cuestión. Que juntos van la identidad y el arraigo.
    Estre fragmento de este que no sabía que existía, José Luis Pardo, es todo un acierto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mejor con diferencia de la entrada. Forma parte de una conferencia, y de su libro "Nunca fue tan hermosa la basura". Un gran tipo, parece, y escribe muy bien. Un ídolo. Volver, a disfrutar sin más del tiempo que nos sea concedido, sí. Identidad, raíces, arraigo...palabras que me dan algo de miedo ;)

      Un abrazo :)

      Eliminar
  4. Y volver a volver. Volver a las personas. ¡Gracias por el vídeo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre estamos volviendo, y volviendo a irnos, supongo. De nada, me alegra que lo disfrutases ;)

      ¡Saludos! :)

      Eliminar
  5. Magnífico post. Estoy seguro de que lo leeré más de una vez. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, muchas gracias, me alegra mucho que te haya gustado.

      Un saludo :)

      Eliminar
  6. Si no sales del hogar no hay regreso jubiloso ni sentimiento de arraigo. Las paredes se convierten en barrotes que atrofian y oprimen. Salir es vivir, es ponernos a prueba, es conocer nuestros límites. Quedarse para siempre no es felicidad, es conformismo, es otra forma de muerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero no se trata de no salir, sino de por qué se sale, y que se busca. Pruebas, límites...depender de valoraciones ajenas a mí me parece más conformista que vivir enfrentado a uno mismo y a su búsqueda personal de lo que más feliz le hace. Tirar la agenda de la Historia y su paso de oca a la basura...pero tienes razón, es algo a veces demasiado ensoñador y sin mucho sentido...aunque a veces alivia ;)

      Un abrazo :) Ah, estos días he recibido una visita de gente cercana a mí, from Glasgow. Y me he acordado de ti.

      Eliminar

  7. No todos tienen una casa a la que volver, ni todos saben salir de la que les tiene presos, a veces ni siquiera se trata de cuatro paredes o una mansión, ni de una con ventanas blancas de bisagras doradas o de cartones acolchados y tejado de oralita, a veces solo se trata del cobijo que ofrecen unos brazos amigos o familiares, que hacen que el descanso de nuestros huesos pueda por fin ver luz al final del túnel. A veces…
    Encerrarse en cualquier lugar, solo hará que nos salgan telarañas, las aventuras hay que vivirlas cuando y donde sea ^^
    Pero estoy encantada de tenerte de vuelta, ya sea hacia casa o a ese lugar donde encuentres paz y descanso, eres esencial para muchas personas mi Explorador, una de ellas yo :D
    Besos mi chico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, muchas gracias...no merezco...que coño, claro que lo merezco, aunque sean exagerados ;)

      Un abrazo fuerte, y gracias por pasar, y por todas tus palabras :)

      Eliminar
  8. "Tener un refugio contra la tormenta voraz, una lumbre en la que sentarse con quienes quieres, leer ese libro, ver esa peli, reunirte con amigos que hace tiempo que no veías, volver a sentir el tacto de una mano amada en la tuya."

    Ese fragmento me ha llegado al alma. No se trata de buscar gloria ni reconocimiento. Se trata de amar y ser amados. De vivir una vida en la que no es obligatorio dejar huella. Vive, ama y sé libre. Un hogar. Unos oídos para escucharte y una boca para hablarte (y a la que besar). Unas manos que te sostengan y te alienten. El término medio entre salir y sentirse unido a lo mejor de la vida: lo que no se ve.

    Precioso texto, Explorador, con sus fragmentos y todo... Ah, y el Claro de Luna es de mis piezas favoritas. Besotes!!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente. Admirablemente resumido :)

      Precioso comentario. Gracias. Un abrazo. Me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  9. No me importaría a mí tampoco ser colocadora de nubes.

    Abandonar el hogar, romper el cordón umbilical, cuesta, cuesta mucho, pero es necesario.

    Cada día me sorprenden más tus posts, son de una calidad asombrosa.

    ResponderEliminar
  10. No sé si es necesario...pero nadie ha conseguido sustraerse a ello... podríamos hacer de ello una bonita actividad, quizá nos faltan lazos de colores lo suficientemente grandes...todo llegará ;)

    Y muchas gracias por pasar y leer. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  11. Es necesario ir para volver, salir para entrar, alejarse para acercarse...

    ResponderEliminar
  12. Muy buen texto... incluso el tuyo :)

    En serio. Me ha gustado mucho tu reflexión y el texto que has traído y que, como tantas cosas, desconocía.

    Por supuesto que para hacer algo hay que salir, quizá sin saber a donde ni para qué y contando conque alguna vez, se regresa.

    También me ha gustado el toque hegeliano (la felicidad solamente es posible cuando el libro de la Historia Universal deja una página en blanco), a la que añadiría un toque de Josep Pla, para quien la felicidad precisa un punto de inconsciencia.

    Y es esa inconsciencia la que hace falta también para salir. Para salir, buscar y, quizá, volver.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias :) Sí, hace poco pensaba en eso mismo, esa inconsciencia que a veces hace falta para saltar....y luego ya en el aire, ver que hace uno ;)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. Buena noche la tuya de reflexión, y no conocía esa canción de Sabina, y mira que me gusta. De vez en cuando es bueno pararse un rato y pensar
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es bueno :) Gracias por pasar, saludos :)

      Eliminar
  15. Para quien lee esto buscando respuestas, termino con mas dudas de las que esperaba.
    Y si el niño saliera por su propia cuenta? Impulsado por la curiosidad, la aventura, salir de la cueva en la que sus padres lo metieron; como ocurre con los fetos, unos salen antes, otros se pasan semanas porque aún no están listos.

    Grandes lecturas, buen día Explorador,
    Hare Krishna!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te hayan gustado las lecturas :) buena reflexión. Que los días te sean propicios :)

      Eliminar
  16. Ya lo he estropeado viendo el video con música de los Misfits. Ya no produce el mismo efecto.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo se te ocurre..xDD Bueno, tampoco es que produzca muchísimo efecto con la música, más allá de la que esta por si misma hace ;)

      Un saludo :)

      Eliminar
  17. Vuelvo a tu casa después de un tiempo, alumbrada con esta luna tuya que es la mía. Uno siempre vuelve a los sitios en los que amó la vida... o algo así decía una canción de mercedes Sosa. Y amando la vida uno se pone en camino allá a dónde los pasos le guíen. Pero las raíces, la fuentes de las que uno bebió parece como si las tuviera uno presentes. En el alma, en lo interno, en el sentimiento... uno va y viene y así se compone este gran puzzle de la vida. Uno nunca terminar de ir y venir...
    Un abrazo Explorador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno camina. Y siempre que llegues a esta casa, recuerda que es también tuya :)

      Un abrazo :)

      Eliminar
  18. Yo también necesito que me des trabajo en colocar las nubes, si es de noche y cerca del mar con luna creciente, mejor mola más, déjame ese rincón.
    Y lo mejor que podemos hacer es salir del nido cuánto antes, antes de que las luchas de poder familiares, se tornen violentas y nos hagan más daño que colocar esas nubes llenas de nieve con cuchillas heladas la eternidad entera
    Mira ya habemos tres que queremos colocar nubes, y dicen que hay paro, por falta de ganas de currar, anda que...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te das cuen? Hombre es que es un trabajo prometedor y hermoso. Ese rincón es tuyo. Disfrútalo. Y gracias :)

      Eliminar
  19. me ha encantado. linda música. linda luna

    http://paltaypan.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar y por el comentario. Linda música, desde luego. Un saludo :)

      Eliminar