jueves, 25 de octubre de 2012

Desde cubierta

Las ondas del oleaje tienen algo hipnótico. Cabalgando sus rizos, subimos y descendemos por espirales de cielo, suavemente en noches despejadas como hoy, entre fragor de hierros, tormentas y precipicios de agua, a veces. Pero exagero. No he sufrido ninguna tormenta así. Y bien que lo agradezco. Las estrellas lucen brillantes, enseñoreadas de la falta de competencia eléctrica. Su baile marcó los surcos invisibles que otros muchos recorrieron con ilusión y nostalgia, creando estelas desagradecidas y cicatrices azarosas.

La noche es plácida. El rumor acompaña pensamientos dispersos bajo un ritmo melifluo y arrullador. Quizá las sirenas de Ulises fueran estas olas nocturnas, cuya escucha aleja y parece liberar. Pero sé que dar curso a los pensamientos solitarios sobre la cubierta tiene un puñal postrero escondido, como espuma furiosa rompiendo contra una pared de roca. Ese es el espolón de aquellas sirenas.

Debe estar sentada en su cocina. Quizá algo somnolienta y dulce, como siempre. Cuando la imagino, acabo escribiendo una carta de pensamientos que bailan con las volutas de un cigarrillo trémulo, envueltas en vientos poderosos que las desbaratan. Entonces, se derraman y caen, inconexos, como la lluvia fina, que golpea donde quiere.

Y que voy a decir. Sólo acuden a mi pensamientos simples, palabras gastadas que relucen de nuevo al calor de la herida de la pérdida. Te extraño. Hace frío. El mar es bello (no logro feminizarlo, supongo que su imagen temible puede más en mí que su dulzura). Pienso en José Luis Perales cuando veo las putas gaviotas y las oigo graznar aparatosamente. Las nubes son más veloces que tierra adentro. La maquinaria llora, crujiendo, por la noche. Y avanzamos y no sabemos cuando acabará este viajar. El viento arrasa la cara y el salitre arde en los labios. Las luces palpitan más aquí. No sé si me acordé de apagar todas las luces al salir de casa (que disparate más recurrente) Algún día llegará la tormenta. Veo tu rostro a veces, lo guardo de cuando no me mirabas. La brisa sobrevuela como un ángel benéfico la noche plácida.

Y sólo ha sido mi intención, por si algún día mis manos escriben una carta torpe que trate de enlazar estos hilos deslavazados y urdir un cesto con ellos, que supieras que recuerdo lo mejor (el olvido sólo se llevó la mitad...vaya noche con las canciones de los 70). Que aquí la vida es simple y grata, pero a veces me pregunto que hago aquí, encerrado en unos metros cuadrados entre la inmensidad. Que los amaneceres del gran sur te gustarían. La luz se agrupa en franjas y la luminosidad crece y declina como una sinfonía muda. Que la comida no es tan mala como parece los 8 primeros meses. Que la lluvia desampara más. Que no hay mejor sensación que sentir el sol evaporando las gotas saladas que el mar te echa encima. Que sigo sin hallarme entre tantos instrumentos eléctricos, y espero no mandar esto a pique por equivocarme de botón.Que aprendí que no hay ninguna frontera más allá de las que el agua impone. Que recuerdo y agradezco hasta la felicidad cada segundo de estancia junto a tu sonrisa. Aún deja estelas en la noche.


El barquito reptaba trabajosamente sobre la espalda erizada del mar. El horizonte perdía estrellas engullidas por nubes umbrías, y la presión atmosférica decrecía, según decían otras voces a sus espaldas. Quizá había llegado la hora de variar el rumbo hacia el oeste. Tras escuchar por decimoséptima vez la misma canción de Camilo Sesto (al menos no es "Mola mazo", se consoló), una súbita melodía sorprendió a los tripulantes y los hizo callar, acunados por una voz y una música sabias y plenas de vida.  Y escuchando, volvió a su hogar, con ella. 





50 comentarios:

  1. Jo, qué belleza tu descripción de las olas. Belleza y algo más. Un salto terrible hasta la historia antigua. ¿Hemos cambiado tanto? Y esas sirenas que guardan una contrapartida al mostrarse en forma de olas.
    Ah. En el coche escucho Perales. ¿Qué puedo hacer si me están apuntando con un 38' corto? Bueno, cuando voy solo ya pincho otras cosas.
    Saludos arrullados por el mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, siempre me gusta saber tu visión de lo que pongo, me resulta tremendamente enriquecedor ;) Y sí, quien iba a decir que las (o los) fans de Perales iban a resultar tan violentos xD. Si confieso,me gustaba mucho de niño, y a veces lo sigo escuchando :P

      Un abrazo :)

      Eliminar
  2. Maravilloso mi Explorador.....y hasta me has hecho reir con Perales y las p. gaviotas ja ja Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Traté de darle un toque más ligero y de humor, porque quizá si no quedará un poco más blando, pensé. Muchísimas gracias por pasar.

      Un beso :)

      Eliminar
  3. Vuelvo a pasarme por tu rinconcito y me encuentro con una lectura fantástica, ese toque de Jose Luis Perales ha estado muy bien... me has hecho reir!

    Ohh LA MER, LA MER...

    Llevo días un poco plof, pero leer tu entrada me ha animado y escuchar la canción me ha encantado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Rebienvenidísima!! Me alegra un montón haberte alegrado. Y espero que estés más animada: Oh, la mar... ;)

      Un abrazo :)

      Eliminar
  4. Me gusta la entrada, te recreas en las descripciones y eso nos recrea a los lectores, me ha hecho reír ese toque de humor con Jose Luis Perales pero sobre todo me gusta cómo envuelven tus descripciones tan cuidadas y detalladas, no resulta dificil imaginar la escena.
    Te seguiré.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra que te hayas imaginado la escena y te hayas reído. No podría aspirar a nada mejor ;)

      Un abrazo :)

      Eliminar
  5. EL mar es el lugar donde se desarrollan todos los viajes. En el entran los placenteros y los más arriesgados. Es la metáfora perfecta de la vida, en continuo movimiento, donde caben, sobre todo, el amor y el riesgo.

    ... hasta que llega JL Perales. Entonces la pesadilla puede hacerse real con más virulencia de la soñada. ... y encima, Gaviotas! QUe espectáculo tan macabro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mar era territorio de Ulises, y ahora es del primo de Marichalar haciendo el gamba con una moto acuática xDD Perales me gusta, pero las gaviotas, no. De todas formas, me alegra el giro que interpretas, de la placidez a la pesadilla en alta mar ;PP

      Un abrazo :)

      Eliminar
  6. Pero ¿dónde te hallas ahora? No te hacía yo por el sur ni en un sitio de playa.

    Precioso post. Siento tu pérdida. BEsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hallo tierra adentro de nuevo, planificando nuevos viajes ;)

      Gracias, besos :)

      Eliminar
  7. Que yo sepa, Zambullida, este muchacho seguía por tierras irlandesas ¿no?

    Ya tocaba ir pasando por aquí. Hermosa descripción. El mar, no podría vivir sin él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte y comentar. De momento volví a España, pero sueño con volver, así que es probable que lo haga.

      Un abrazo :)

      Eliminar
  8. Hace muchísimo que no navego en un barco, y tu descripción me ha devuelto allí, he vuelto a sentir otra vez lo mismo, pero desde otro punto de vista (el tuyo). Muchas gracias!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por tu comentario, me alegro que hayas navegado también.

      Un abrazo :)

      Eliminar
  9. ...por si algún día nis manos escriben... hasta aún deja estelas en la noche. Todo ese trozo describe una declaración de amor que, tal vez, no se confesó. Pero ante esta prosa poética me quito el sombrero y me quedo con ella. Una nostalgia llena de mar; el mar o la mar. Masculino o femenino. Contiene ambas caras, como los humanos. Genes masculinos, genes femeninos. Rodeada de mar como siempre estoy por estos peñascos, me encantó esta entrada tuya. Nostálgica, algo triste... Un abrazo envuelta en el mismo mar de todos los veranos.También de los otoños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, y sí, me gusta lo que expones, todos somos mezcla, y a veces, llegamos a ser armónicos. Un abrazo desde el mismo mar de cada otoño :)

      Eliminar
  10. Que bonitas lineas! son descriptivas... de lo que ves fuera y dentro. Hasta que llegas a las putas gaviotas y me has hecho reir , buen punto!
    Auqnue te siento nostalgico... pero eso tambien es parte de la vida. En fin
    PD: A mi me encanta Perales!!! me recuerda mi niñez

    ResponderEliminar
  11. Que bonitas lineas Explo!! Me gusta como describes lo ques fuera de ti y dentro... hasta que llegas a las putas gaviotas q me haces reir. Buen punto
    Escribes nostalgico. Un poco triste no? Bueno, es parte de la vida.
    PD: me encanta Perales! me recuerda mi ninez :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que ambos comentarios son tuyos, desde distintas direcciones. Así que doblemente gracias ;) Más que triste, pretendía ser...nostálgico, pero sin pasarme, de ahí la broma. Perales también me recuerda a mi niñez, pero que sea un secreto ;)

      Un abrazo :)

      Eliminar
  12. Jo, qué bonito. Qué sentido. Tiene algo de melancolía y nostalgia, con la belleza que ello conlleva. La melancolía es poética. La risa pocas veces (depende de quién y qué proceda). Me ha gustado mucho. Gloriosa esta descripción: "Cuando la imagino, acabo escribiendo una carta de pensamientos que bailan con las volutas de un cigarrillo trémulo, envueltas en vientos poderosos que las desbaratan. Entonces, se derraman y caen, inconexos, como la lluvia fina, que golpea donde quiere". Sí, quizá algo desolada. Pero echar de menos tiene esta desolación, esa color de otoño.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Bueno, el otoño ha llegado, y me apetecía enrolarme, como Ismael. Gracias por pasar y comentar. Besos :)

      Eliminar
  13. Guuuauuu, y yo que no conocía tu blog, la de cosas que me he perdido, que bien escribes, volveré por aquí y ya me hice seguidora, gracias por el comentario en mi blog.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, gracias por comentar y por seguirme, nos leeremos ;)

      Un beso :)

      Eliminar
  14. Eres muy elegante narrando.
    En tu espacio de letras me acomodo con tu permiso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Permiso concedido con alegría, por supuesto. Gracias por pasar y comentar. Nos leeremos, espero.

      Un saludo :)

      Eliminar
  15. Siempre duele la nostalgia, ¿verdad?, pero leyéndote parece que duela más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero a veces hay algo sereno en ella, y son momentos intensos sin ser dolorosos...no están mal ;)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  16. Hola, Explorador.

    Haces honor a tu nick y lo cumples de veras. El mar es fuente de verdadera inspiración. A mí Perales no me disgusta. Como pasa siempre, me gustan algunas de sus canciones. Otras son un poco... Emmm, ¿cómo diríamos? Un poco cursilonas. La de Trenet me encanta y me trae muy buenos recuerdos. La pusimos en mi boda. Y eso que no nos casamos a la vera del mar.

    Hermosas palabras las tuyas, aunque sean ?palabras gastadas que relucen de nuevo al calor de la herida de la pérdida'.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. Sobre la Edad de Oro, que es mito que en efecto trata Cervantes en El Quijote, obra que venero y leo y releo con devoción y divertimento, sus palabras son insuperables hasta hoy día. Y yo me limité a copiarlas o recitarlas de memorieta en mi blog, en la reciente entrada.

    Abrazos, amigo Explorador

    ResponderEliminar
  18. Se puede leer el texto cervantino sobre la Edad de Oro, por ejemplo, en

    cw.unican.es/humanidades/mitologia-greco-romana/mitologia-greco-romana/practicas-2/practica-19/Cervantes-parrafo-del-Quijote-sobre-la-edad-de-oro

    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  19. Gracias por la información y por los comentarios. Y me gusta tu gusto musical, la canción es etérea. Las de Perales...a mí no me disgustan, pero no han soportado muy bien el paso del tiempo, temo, muchas de ellas al menos. Pero aún así, agradezco haber escuchado muchas que me gustan. Gracias por pasar. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  20. Me gusta que te guste mi gusto musical, jajaja. Lo compartimos, de Dylan a Trenet pasando por Perales, juaaass!

    Otro abrazo, Explorador

    ResponderEliminar
  21. Buenos días, pasaba por aquí a dejarte mi más sincero agradecimiento por todo lo que compartes con nosotros.

    Y decirte que ya puedes descargar, mi segundo libro de ISEMAY, un libro que fue realizado con mucho cariño, y que quería compartir con todos vosotros en descarga gratuita. El primero también esta colgado en la pestaña libros. La cultura debe estar al alcance de todos y los libros también.

    http://tamaravillanueva.blogspot.com.es/2012/11/isemay-descarga-gratuita.html

    Venía también a decirte que he participado en un concurso de banners navideños, y que para seguir compartiendo con vosotros día a día, me gustaría saber tu opinión sobre el banner, y por supuesto que votes. Es muy sencillo.

    http://tamaravillanueva.blogspot.com.es/2012/11/concurso-banner-de-navidad-2012.html

    Muchas gracias de nuevo, por lo que nos das cada día, aunque no pueda entrar siempre que quiera, o dejar comentarios siempre que lo requiere la ocasión. Me encanta lo que nos cuentas y la manera de hacerlo.

    Un besazo, por cierto que ya esta el reto 3 de halloween, una receta de cocina terrorífica, se me acumulan las informaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias :) ando algo ocupadillo, pero le echaré un ojo, un abrazo :)

      Eliminar
  22. El mar.. lugar adecuado para relajarse y olvidar las penas, te habla a través de las olas.. convirtiéndose en tu mejor consejero y confiedente.
    Estupendo texto.
    Besoteeees!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar, y enseñar otra parte del mar.

      Eliminar
  23. Dios santo!
    Me encanta!

    ...Es como un viaje salvaje y tranquilo. De fuera hacia dentro, de dentro del alma, hacia la naturaleza marina. Donde mezclas recuerdos, sentimientos, emociones, vacíos, hasta tiene algo de erotismo. Parecía que estaba allí. Has dao en el clavo, pareces un pescadito como yo. Desde luego tienes que amar muchísimo el mar. Felicidades me has dejado con los ojos abiertos esperando más, desde luego... me encantó, me encantó, y me encantó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la intención..soy de tierra adentro, así que el mar es algo siempre mágico y desconocido. Muchísimas gracias por pasar y comentar.

      Un abrazo :)

      Eliminar
    2. apúntate si quieres a mi nueva dirección de blog porque el otro al formatear me perdió todas las contraseñas y no pude publicar nada más, este es
      http://hazultea.blogspot.com.es/

      un saludo :)

      Eliminar
  24. Uy por Dios, Explorador, me has dejado sin aire en los pulmones!!!!! Es un texto precioso, parece que puedas aspirar la niebla y la humedad del mar que te envuelve, te consuela y te martiriza a la vez... Mucho lirismo, mucha nostalgia, mucha dulzura, mucha sensatez al mismo tiempo, muy tú y a la vez una parte de ti que conocía poco. Eres la hostia.

    Besossssss :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, tú eres la hostia. Gracias por el comentario, resulta gratificante.

      Besos :)

      Eliminar
  25. Me encanta regresar de tiempo en tiempo y encontrarme con tus maravillosas entradas....así dan ganas de regresar! :)
    Me encanta el uso de das a las palabras, al sentimiento escondido en ellas....simplemente me gusta :)
    Besos Explorador! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encanta cada comentario, y verte por aquí. Me encanta tratar de moldear palabras y que os gusten.

      Un beso :)

      Eliminar
  26. Hola Explorador, yo también soy un poco aventurera, y al ver tu nombre he pensado… es de los míos, voy a pasar.
    Y me encuentro con un explorador sensible y cálido, de palabras sencillas, y pensamientos expertos y enamorados, y como yo… también pienso en Perales cuando veo el mar, que me habla de su libertad, igual que sus canciones.
    Y ahora, cerca de un faro imaginario te imagino, con una tempestad de sentimientos, emociones y sensaciones, que como la marea te envuelve y te emociona. Me quedo dando un paseíto por tus letras, y espero que no me niegues un sitio junto a las mareas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias...no sólo no te lo niego, sino que eres muy bienvenida, esta es tu casa, espero que la encuentres acogedora :)

      Un abrazo :)

      Eliminar