viernes, 28 de mayo de 2010

La banda que pudo reinar (1.1 Interludio de la tarde soleada y del derecho a la pereza)

Y estoy aquí tumbado a la bartola
no estoy para nadie
ni siquiera para ti
y aquí estoy tumbado a la bartola
me rasco la barriga y escucho a los Kinks
estoy tocando el trombón en una tarde de sol
no me apetece trabajar


Siniestro Total


Esta entrada ha sido fastidiada. Después de tenerla prácticamente hecha, se borró, así que me temo que su perspicacia, lucidez y amenidad serán imposibles de reproducir en esta ;P . Se siente.

La canción, ¡¡hay que oirla!! :DD

http://www.youtube.com/watch?v=1h1oRP7FfBw

Fue número 1 (en una época en la que los números 1 significaban algo) en las listas británicas, y es un delicioso ritmo medio de music hall (ese aprecio por las tradiciones musicales siempre) en la que el protagonista se queja de estar cansado de estar cansado de las obligaciones y los deberes que ensombrecen el placentero disfrute de una tarde soleada. La canción mece al oyente y su sortilegio perdura despues de que el coro termine de cantar el estribillo, manteniéndole en un estado de quietud muy grato. O al menos, eso me pasa a mí. Es una canción que haría mi casa, un prodigio de letra profunda y sencilla, un bajo tenaz que simula un martillo repicante que es vencido por la festiva actitud de quien decide bajarse del mundo durante una tarde irrepetible que nunca más volverá.

Por su parte, Paul Lafargue, yerno de Karl Marx y pariente lejano de Ray Davies y de todos los que reverenciamos el lado lúdico de la vida (y somos algo vagos, me temo), escribió un texto marxista y antimarxista a la vez, arrebatado, audaz y lúcido (también tópico y excesivamente idealizado, supongo), titulado El derecho a la pereza,

http://www.marxists.org/espanol/lafargue/1880s/1883.htm

que comienza así:

"Una extraña locura se ha apoderado de las clases obreras de las naciones donde domina la civilización capitalista. Esta locura trae como resultado las miserias individuales y sociales que, desde hace siglos, torturan a la triste humanidad. Esta locura es el amor al trabajo, la pasión moribunda por el trabajo, llevada hasta el agotamiento de las fuerzas vitales del individuo y de sus hijos. En vez de reaccionar contra esta aberración mental, los curas, los economistas y los moralistas han sacralizado el trabajo. Hombres ciegos y de escaso talento, quisieron ser más sabios que su dios; hombres débiles y despreciables, quisieron rehabilitar lo que su dios había maldecido...".

Podeís leerlo completo en el enlace, y formaros la opinión que queraís. A mí me gusta mucho.

Hoy, en la situación actual de crisis perpetua y eterna, esa en la que sólo parecen importar la falta de rentabilidad(viene de renta), productividad (viene de producto) y la falta de trabajo es la verdadera malidición para millones de personas que sienten que su valor humano es el que otro semejante pague por él, en el que el dinero y el poder se han entrelazado de una forma tan íntima como el espacio y el tiempo después de Einstein y son las fuerzas rectoras de un diminuto cuadrante del Universo, la obsesión por el trabajo o su falta se ha convertido en una distorsión irresistible sobre nuestras formas de vida (absolutamente privilegiadas, vistas en perspectiva. Pero es lo que conozco).

Y se me ocurre que en esta plaga, todos perdemos y somos víctimas. Cuando la educación es instrucción profesional que sólo satisface las necesidades que pueda demandar el multiforme mercado laboral para que el neoproletariado esté preparado a cualquier eventual demanda de fuerza productiva, fuerza rentable, fuerza competitiva...fuerza que sufre, ríe y tiene ganas de ser feliz, su libertad es una mascarada, una ficción con la forma de algún demonio sarcástico. Cuando el saber sólo tiene la obligación de ser útil, nosotros somos sus esclavos, no sus dueños. Otro enlace lo explicará mejor que yo:

Si alguien se hubiera limitado a decirnos que los institutos de bachillerato o las universidades son demasiado caros, que la ilustración como instrumento de emancipación y de justicia social ya no resulta rentable y que hay que acometer su reconversión para transformar los antiguos establecimientos de enseñanza y de investigación en modernas expendedurías de “conocimiento-rápido” o “conocimiento-basura” al estilo de las empresas de trabajo temporal y precario, esto nos habría resultado muy penoso desde el punto de vista profesional y personal, pero también muy conocido si tenemos alguna experiencia y alguna memoria de clase trabajadora. Lo verdaderamente deshonroso es que esta humillación se ha envuelto en los ropajes de una “revolución del conocimiento” sin precedentes que llevará a nuestros países a alcanzar altas cotas de progreso y puestos de cabeza en el hit parade internacional de la innovación científica. En El País del 22 de Abril de 2006 (“Juan Pablo II”), Rafael Sánchez Ferlosio recordaba una vez más que “la apología positiva del ‘trabajo’ en sí mismo y por sí mismo surgió con el capitalismo y su necesidad de mano de obra, y fue enseguida recogida sin rechistar por el marxismo; la exaltación del trabajo –sin determinación de contenido– como virtud moral se desarrolló como la más perversa pedagogía para obreros”. Nosotros tendríamos ahora que decir que “la apología positiva del ‘conocimiento’ en sí mismo y por sí mismo” surgió con la derecha ultraliberal y su necesidad de empleados inestables, y fue enseguida recogida sin rechistar por la izquierda aerodinámica; y que “la exaltación del conocimiento –sin determinación de contenido– como virtud moral” se ha desarrollado al modo de “la más perversa pedagogía” para obreros del saber descualificado.

http://firgoa.usc.es/drupal/node/41470

No sé que conclusión se puede sacar de 3 ideas mal conexas y una canción con aires de fiesta y cesped suave. Se me ocurre una tentativa: La frase del geómetra Teodoro, quien hablaba (en una tarde soleada, imagino) con Sócrates sobre la naturaleza del saber (si sólo debía ser útil, supongo), y que advertido por el tábano de Atenas sobre la complejidad del tema y del tiempo que podría llevarles, replicó airado, ¿Es que acaso no tenemos tiempo libre? .

No conozco la respuesta de Sócrates, y supongo que que cada uno debe buscar la suya, y yo la mía. Lo que sí intuyo es que no hay pregunta más importante que hacerse que esa. En ello andamos, a ratos tumbados en la hierba, a ratos intentando llegar a ser "hombres de provecho". Siento no poder reproducir la genialidad de la anterior entrada, peeerooo... ;PP. Hasta pronto :) ¡y os deseo que permanezcaís ociosos mucho tiempo libre!



14 comentarios:

  1. No sé cómo sería la anterior entrada, pero ésta, no te ha quedado nada mal.

    Que tengas un ocioso fin de semana,Explorador.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario te lo debía desde tu post anterior hablando de los Kinks, banda que me encanta. Mi momento Kinks favorito es cuando suena Dedicated follower of fashion en la peli de En el nombre del padre cuando Daniel D. Lewis se compra ropa nueva en Londres después de robar en casa de una prostituta. No he encontrado un enlace del momento pero sí de la canción.

    http://www.youtube.com/watch?v=TQAR-nx4w88

    Y dejo un par de canciones de buen rollo para un sábado por la tarde que ya ha pasado, bueno, podemos escucharlas la semana que viene :)

    http://www.youtube.com/watch?v=wCVVvNLUjTU&feature=related

    http://www.youtube.com/watch?v=zXeRB-3nDR8

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    Muy interesante, como siempre. Enlazando ideas que aparentemente no tenían nexo de unión y sí las tienen.
    Disiento en algunas cosas. Creo que se debe trabajar, pero justamente. Está claro que la crisis sirve, entre otras cosas, para apretar las clavijas en las relaciones de trabajo. Más por menos, es decir, todos más pobres.
    Aunque últimamente, soy más rico. En tiempo. No puedo olvidarme de algo. Todo esto al final desemboca en mayores desequilibrios, y pienso en Roma, que empezó a perder su esplendor, su fuerza, con la acumulación de los latifundistas. ¿Por qué luchar? Debían preguntarse los romanos.
    En España, el despido es muy caro, en teoría. Porque con la ley concursal en la mano es sencillamente ¡gratis!. Cierras, declaras concurso y a vivir, que son dos días. Relaciones no justas.

    Tampoco conozco la respuesta de Sócrates, pero en la Antigua Grecia, los ciudadanos disponían de mucho tiempo. Pero tenían esclavos, muchos.

    "Y se me ocurre que en esta plaga, todos perdemos y somos víctimas". Es eso, al final, es eso.
    Saludos, ¡todo está conectado!

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante entrada, pese al corte¡ Felicitaciones por el blog. Saludos PTB

    ResponderEliminar
  5. mmm.... yo como soy muy mayor, tengo muuucho tiempo para pensar y para preguntarme y contestarme yo misma. Recien empiezo a leer y comentar algunos blogs,,, pero me gustó tu estilo asi es que te seguiré.

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya fusión! Mezclando a Marx con Sócrates y Siniestro total... Bueno, a mí me ocurre amenudo. Esta semana toca curro, mani, huelga, cursillo, swing, tai-txi y sobretodo leer y escribir. Me he adelgazado sólo de pensarlo!!!

    Bueno, al´gún ratillo encontraré para tumbarme a la bartola. ;P

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos :)

    Perikiyo, intenté disfrutar del tiempo libre, espero que tú también pudieses (y sigas pudiendo)

    Juanjo, ese momento es genial, que chulo queda. Gracias por los enlaces, me han encantado :)

    Igor, yo estoy bastante de acuierdo, creo que hay que trabajar. Pero creo que ese rollo del sacrificio, el trabajar más, la meritocracia y demás historias propuestas con entusiasmo por quienes no trabajan demasiado ;) esconde un modelo social muy enfermo. Uf, la Ley Concursal, que quebraderos de cabeza me da jajajaja. Estoy de acuerdo, si no es un fraude, sirve para fines fraudulentos pasmosamente bien. La refelxión sobre los esclavos está muy bien, la explicación de ese pasaje (la que he leído yo, vamos) tiene que ver con el tiempo, y la distinta relación que entablaban con él libres y esclavos. Hoy, las máquinas podrían hacer unbuen papel de esclavos, sin dilemas morales, quizá...al menos aún ;)

    Gracias Anrafera, me alegra que te hay gustado.

    carmen, igual, gracias, espero que te guste lo que leas.

    Patricia, desde luego, para fusión de cosas distintas la tuya jejejeej. Espero que encuentrestiempo para ti y lo que más t apetezca hacer

    ¡¡Un abrazo a todos!!

    ResponderEliminar
  8. Esta nota congenia de maravilla con un enlace que estoy por compartir en el face: http://u.nu/3ku8b

    Sinceramente, no te lo pierdas. PTB

    ResponderEliminar
  9. Interesantes escritos, mis felicitaciones por el blog !!

    Lo enlazo para volver y seguir explorándolo..

    Un Besoteee
    Sgroya

    ResponderEliminar
  10. Saludos PTB desde http://www.laesenciadeunviaje.com

    ResponderEliminar
  11. Hola llegue aquí desde la comunidad PTB...
    y me ha gustado tu blog --> ya te sigo ^o^

    ResponderEliminar
  12. Hola!!!! Eres el único en mezclar y desarrollar temas diferentes y que al final quede la entrada ¡estupendamente!.

    Por cierto yo de Siniestro Total conozco solo la canción " Y bailaré sobre tu tumbaaaa, ua churugüei ua churuguá... ja ja ja

    ¡¡¡Pero que canción!!!

    Cuando la escuché por primera vez y no fue hace mucho tiempo, me quedé helada cuando decía: "te mataré con mis zapatos de claqué", "Te asfixiaré con mi malla de ballet" ja ja ja

    En fin, despues de reirme un rato recordando, solo me queda decirte que como siempre me ha gustado mucho tu "entrada mixta".

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Un abrazo y gracias por todo! Por cierto, en relación a esta entrada, ahí va una pintada en un muro : "Vale, la hormiga trabaja, pero la cigarra canta".

    ResponderEliminar
  14. Estoy sorprendida y gratificada con tu blog.
    Muchas felicidades!!.Tu nueva descubridora y compañera de PTB.
    M.Laura

    ResponderEliminar